dilluns, 1 de març de 2010

Enrera (Rewind)


Veus les llums al teu darrera i corres, fuges, no vols que t'empaiti. Saps que no et segueix, que només fa el mateix camí de tornada, però tens la necessitat de deixar-lo enrera, i vas a 140 quan hauries d'anar a 90.

Paraules que no es diuen
Paraules QUE NO VOL SENTIR
Paraules que no importen.
Paraules que són al cap però no surten per la teva boca. Les coses que volies dir queden oblidades davant de la seva fredor.
No vol paraules. NO VOLS PARLAR, només voldries una carícia que ell no et pot donar, perquè és fet de gel. Voldries sentir durant un moment el seu cos al costat del teu, abans de vestir-vos, però ell manté la distància, fa estona que no hi és.
I el deixes anar. Deixes que sigui només sexe. Et dius que tant se val.

Et dius que tant se val.
Tant se val que el seu semen recorri els teus pits.
Tant se val que no puguis comptar els teus orgasmes i que caiguis esgotada damunt del llit, fins que ell t'aixeca i torna a penetrar-te i tornes a recuperar-te.
Tant se val que hagis sentit la seva mirada mentre li menjaves la polla.
Tant se val que la música no hagi sonat mentre et despullaves.
Tant se val que no puguis respirar quan el veus completament nu a l'obrir la porta.

Els nervis et recórren tot el cos, com el primer cop, com si fos el darrer cop. El cor s'accelera quan el veus arribar, les mans et tremolen. El provoques obrint-te de cames, i ell es deixa provocar i suspira i et diu que sí, que t'esperarà a l'hotel.

Hacia atrás (Rewind)
Ves las luces por el retrovisor y aceleras, huyes, no quieres que te alcance. Sabes que no te sigue, que simplemente vuestro camino de regreso es el mismo, pero sientes la necesidad de dejarlo atrás, y vas a 140 cuanto deberías ir a 90.

Palabras que no se pronuncian
Palabras QUE NO QUIERE OIR
Palabras que no importan.
Palabras que están en tu cabeza pero que no salen por tu boca. Las cosas que pretendías decir quedan olvidadas ante su frialdad.
No quiere palabras. NO QUIERES HABLAR, sólo necesitas una caricia que él no puede darte, porque está hecho de hielo. Quieres sentir por un momento su cuerpo al lado del tuyo, antes de vestiros, pero él se mantiene distante, su mente no está ya contigo.
Y lo dejas irse. Dejas que sea sólo sexo. Te dices qué más da.

Qué más da.
Qué más da que su semen recorra tus pechos.
Qué más da que no puedas contar tus orgasmos y que te dejes caer, agotada, sobre la cama, hasta que él te levanta y vuelve a penetrarte y vuelves a recuperarte.
Qué más da que notes su profunda mirada mientras le comes la polla.
Qué más da que la música no suene mientras te desnudas.
Qué más da que no puedas respirar cuando lo ves completamente desnudo tras abrir la puerta.

Los nervios recorren todo tu cuerpo, como la primera vez, como si fuera la última vez. El corazón se te acelera cuando lo ves llegar, las manos te tiemblan. Lo provocas de nuevo abriéndote de piernas, y él se deja provocar, y suspira y te contesta que sí, que te esperará en el hotel.


5 comentaris:

òscar ha dit...

Les fredors, com els hiverns, sempre acaben caient davant d'una primavera en forma d'hotel. Una primavera ben ... càlida.

POEM ha dit...

chungo!!!

no estaría con él
es una humilación....

la q debe estar al ctrl eres tu no él...

(me recuerda todo esto a E. no puedo estar con él por el hielo q tintinea en su vaso de Red Label
sin embargo tiene una cabeza prodigiosa q siempre me sorprende y le envidio...)

Goculta ha dit...

Mira.. com si em llegissis el pensament.

Six X ha dit...

Òscar, arribarà per fi aquesta primavera? Odio els hiverns!
POEM, y siempre nos decimos: será la última vez...y siempre repetimos
Goculta, és que en som tantes...

El veí de dalt ha dit...

Tant se val...?