dijous, 3 de desembre de 2009

No sóc la única esbraonada

(No soy la única con agujetas)

(article de la Lucía Etxevarría)
Las Delicias de Asaltacunismo

Fue en la consulta del alergólogo en la que me enteré de lo del fenómeno cougar. Cougar quiere decir felino, y es el término que se aplica a las maduras que se lían a niñatos a los que les doblan la edad. Madonna y Jesús Luz, Demi Moore y Asley Kurschner, Sharon Stone y Chase Dreyfus, Ana Obregón y Darek, Kylie Minogue y Andrés Velencoseo...La lista es larguísima. La revista reproducía un mito que hemos escuchado mil veces, y que viene a decir que el culmen de la capacidad sexual de un hombre está en los veinte años, mientras que la mujer no alcanza su cénit sexual hasta los cuarenta, de forma que la pareja cuarentona-niñato viene a ser "a match made in heaven", que dirían los ingleses.
Es curioso. He tecleado en google la frase "vida sexual a partir de los cuarenta". Si lo hacen ustedes, comprobarán que la mayoría de los artículos que aparecen se refieren a la disfunción eréctil. Se da pues por hecho que a partir de los cuarenta es la vida sexual masculina la que empieza a descender en picado por la cuesta de la edad. Nosotras, sobre cuyas cabezas no se cierne la espada de Damocles de la andropenia (en cristiano, pitopausia), ya nos podemos poner como locas a buscar niñatos si queremos seguir conociendo un gozo ¡grande!, como cantábamos en el colegio.
El presente artículo tiene por objeto desmontar el mito. No sólo porque he conocido, en el sentido bíblico de la palabra, al menos un cuarentón capaz de mantenerme en vilo toda la noche, sino porque sé, por experiencia propia, que a los cuarenta una no resiste la marcha sexual que tuvo a los veinte. No os engañéis queridas, y no os dejéis arrastrar por los promisorios cantos de sirena del Cosmopolitan. Ni todo el monte es orégano, ni todo lo que reluce es oro, ni toda cuarentona es una fiera sexual.
Heme aquí. 42 años. No fumadora, consumidora ocasional de alcohol, complexión atlética, vida muy activa en todos los sentidos. A los veinte años podía pasarme la noche entera haciendo el amor, irme a trabajar sin dormir y rendir excepcionalmente bien y, para colmo, con una sonrisa indeleble pintada en el rostro. A los 42 aún puedo hace el amor toda la noche, sí, sin problemas. Eso sí, cómo me siento al día siguiente es harina de otro costal.
A partir de los cuarenta se producen cambios en los tejidos activos de nuestros músculos, articulaciones y huesos. La flexibilidad y la resistencia se pierden. Esto es, una puede, si quiere, levantar el empeine casi a la altura de las orejas -con dificultad, pero puede-, usar los abductores y arquear la columna, como no. Pero las agujetas del día siguiente y la casi luxación de vértebra no se la quita nadie, a no ser que una de las dé de émula de Madonna y se pase el día entero en el gimnasio porque haya heredado una fortuna o pillado un marido rico y complaciente, lo cual no es mi caso, amén de que los gimnasdios me aburren soberanamente. Por no hablar del cansancio espeso y mineral que la tiene a una medio dormida todo el día y que hace que tareas tan simples como pasear al perro se conviertan en un tormento al lado del cual el de Sísifo parece un pasatiempo sin importancia.
De forma que cuando leí el artículo sobre las cougar no pude por menos que pensar en que no albergo duda alguna de que a los hombres jóvenes les encanten las mujeres maduras, porque vivo sus insinuaciones a diario. Pero aviso a mis lectoras: las delicias del asaltacunismo están reservadas a mujeres muy audaces. Y que, además, puedan pagar los servisios de esos maravillosos entrenadores personales que deben de tener Sharon, Demi, Kylie y Madonna.

6 comentaris:

POEM ha dit...

jaja

para mantener a uno de 24 hay q ser millonaria...

de todas formas no pretendería jamás eso ni si tuviera dinero

la edad da igual me gusta tanto el de 24 como el de 60

hay algo q de repente surge algo indefinido, magia
atracción, empatía... deseo, pasión, ganas de quitar la ropa... de sentir el cuerpo duro del otro, el jadeo en el oído... surge...
al de 60 le perdono la calva, o el pelo gris, la miopía, las arrugas en el torso... y el de 24 me tendrá q perdonar alguna q otra arruga, algunas manchas, las tetas menos firmes q las de su edad...

aburrir no aburro...

y ya veo q tu tampoco Six XXXXX jaja

beso

POEM ha dit...

por cierto

joder

conozco cada hombre de 40 con cuerpazos de atleta

tengo un amante de 46 q es segundo Dan de Karate

su cuerpo es super bonito!

Six X ha dit...

POEM Yo la verdad es que prefiero los cuerpos de los de 24, pero me han follado mejor los de 40(al de 60 no he llegado todavía, aunque hay alguno de 50 que me atrae mogollón)

Norma ha dit...

yo tengo un amante de 28 años y es fabuloso por lo atletico , aguantador y lo nada egoista.

Six X ha dit...

norma ¡qué suerte tienes!

Nikita ha dit...

Ja ja veo que hay opiniones para todos los gustos.
Me quedo con los de 40, algunos están estupendos, bueno los de 30 y pico también molan.

Beso