dilluns, 26 de juliol de 2010

Oblidar


Oblidar, Oblidar
...deixar enrera el desig


Oblidar...


Pot el temps veritablement apagar aquest ofec?


Oblidar la seva cara


Oblidar la seva mirada


el seu somriure


Oblidar les sensacions


les seves mans damunt els meus pits

els seus cabells entre les meves mans

els orgasmes...

Tots els llocs on hem follat.


El cony obrint-se per donar-li pas. Els seus dits provocant-me el deliri.


Obligar el cos a oblidar.


Deixar passar el temps.

Deixar que desaparegui el seu olor en la meva pell.


No mirar-lo, no escoltar-lo, no sentir-lo.

No somriure'l.

Puc, Nikita, podré fer-ho?????







Olvidar, Olvidar

...dejar atrás el deseo



Olvidar...



¿puede realmente el tiempo apagar este desasosiego?


Olvidar su cara



Olvidar su mirada



su sonrisa



Olvidar las sensaciones




sus manos apretando mis pechos


sus cabellos entre mis manos


los orgasmos...


Los lugares donde hemos follado.



El coño abriéndose para darle paso. Sus dedos provocándome el delirio.




Obligar al cuerpo a olvidar.



Dejar pasar el tiempo.


Dejar que desaparezca su olor de mi cuerpo.




No mirarlo, no escucharlo, no sentirlo.


No sonreirle.


¿¿¿¿¿Puedo,
Nikita, puedo lograrlo?????

dijous, 22 de juliol de 2010

Instint animal


Kendra se encontró, enseguida, justo donde no quería estar. Siempre había despreciado a las mujeres que se derretían al pensar en un hombre, pero ella empezaba a ir por el mismo camino. Se burlaba de sí misma por sentir lo que pronto sintió por Dix D'Court, pero pensar en él se convirtió en algo tan dominante que la única forma de tranquilizarse era rezar para que se levantara la maldición de su propia sexualidad. Algo que no ocurrió.
No era tan tonta como para llamar "amor" a lo que sentía por el joven, aunque otra mujer tal vez lo habría hecho. Sabía que era una historia animal básica: el truco definitivo que una especie realiza con sus miembros para propagarse. Pero saber aquello no mitigó la intensidad de lo que pasaba en su cuerpo. El deseo había plantado sus semillas insidiosas dentro de ella, secando la llanura antes fértil de su ambición.


ELIZABETH GEORGE - Tres Hermanos

dimecres, 14 de juliol de 2010

Paraules que s'haurien de pronunciar


Tenías razón (en aquello que nunca dijiste), es mejor que mantengamos las distancias. Mi deseo es demasiado fuerte. Cuando te tengo cerca sólo pienso en arrancarte la ropa y arrastrar tu polla hacia mí.
No hay espacio para la amistad, para la camadería.
Estoy cansada de tus sonrisas, de tus disculpas, de tus rechazos.
Cansada de que cuando al fin consigo la calma, cuando por fin consigo adormecer mi deseo, vuelvas, con tu sonrisa, con tus miradas.
Ya no más.
Deja que mi alma descanse de ti, deja que mi coño te olvide.
Tal vez después pueda hablarte, sin provocarte, sin pensar en tu cuerpo desnudo, sin pensar en follarte. Tal vez entonces descubras que de mi mirada ha desaparecido el deseo. Y podamos hablar... sin presiones, como dos conocidos más.

dilluns, 12 de juliol de 2010

Canvis


V m'espera.
Hem d'esperar que es faci fosc. La nit que ens amaga ara tarda més en arribar.
Li agraden les novetats. Jo ja no sóc la nova, però no dubta en acceptar la meva invitació per una nit de sexe, després de més de tres mesos.
Aquesta nit també fa calor. La suor em rellisca pel cos mentre cavalco damunt la seva polla. Tres orgasmes es succeeixen fins que caic exhausta damunt del seu estómac. El primer seu ha estat ràpid, el segon dóna per molt més. Tots els meus orificis preparats per rebre la seva escomesa. La boca, el cony, el cul. Dins del cotxe, damunt del capó...
Malgrat tot, ja no sento la mateixa intensitat. Ja no m'excita el perill.
Jo també necessito novetats.
Però estic massa cansada per buscar-les. Perquè en realitat, què és el que busco? ...si és que busco alguna cosa. Potser ja la vaig trobar. Potser ja l'he perdut.
Quelcom ha canviat.
No en ell.
En mi.
perquè l'he trucat? per probar-me que podia.

Torno a casa...és massa tard. Potser ELL ja m'espera.
No, encara no ha arribat. Respiro tranquila. em dóna temps de dutxar-me i preparar-ho tot perquè no sembli que acabo d'arribar. Els efectes del sexe ja m'han passat. Tinc son. Em quedo adormida al sofa...esperant-lo.

Cambios
V me espera.
Tenemos que esperar a que oscurezca. La noche que nos esconde, tarda ahora más en llegar.
Le gustan las novedades. Yo ya no soy la nueva, pero no duda en aceptar mi invitación para una noche de sexo, tras más de tres meses.
Esta noche también hace calor. El sudor resbala por mi cuerpo mientras cabalgo sobre su polla. Tres orgasmos se suceden hasta que caigo exhausta sobre su estómago. Su primero ha sido rápido, el segundo da para mucho más. Todos mis orificios preparados para su acometida. La boca, el coño, el culo. Dentro del coche, sobre el capó...
A pesar de todo ya no siento la misma intensidad. Ya no me excita el peligro.
Yo también necesito novedades.
Pero estoy demasiado cansada para buscarlas. Porque en realidad, ¿qué es lo que busco?...si es que busco alguna cosa. A lo mejor ya la encontré. O tal vez ya la he perdido.
Algo ha cambiado.
No en él.
En mi.
¿por qué le he llamado? Para probarme a mí misma que podía.

Vuelvo a casa...es demasiado tarde. Tal vez ÉL ya me espere.
No, todavía no ha llegado. Respiro tranquila. Me da tiempo de ducharme y prepararlo todo para que no parezca que acabo de llegar. Los efectos del sexo ya han pasado. Tengo sueño. Me quedo dormida en el sofa...esperándole.

dimecres, 7 de juliol de 2010

Memòria de Peix


M'apassiono, m'obsessiono, em canso. I trobo una altra passió.
Inacabades. Imperfectes. Imperfecta.
Amagades en un racó de la memòria.

Un dia et pares un moment i et ve un pensament. Recordes unes mans, un somriure, un ofec, aigua, suor, baf...què se n'ha fet de V? Què se n'ha fet de tants altres. De sobte un dia desapareixen. Sense comiats, sense retrets.
Esperant en un racó de la memòria.
Et pots preguntar el per què.
Per què vas deixar a uns.
Per què els altres no van tornar.
Per què els hi vas dir que algun dia ho repetiríeu si sabies que ja te n'havies cansat.
Esgotat.
Esgotada.
Oblidats.
Oblidada.

Memoria de Pez
Me apasiono, me obsesiono, me canso. Y encuentro otra pasión.
Inacabadas. Imperfectas. Imperfecta.
Escondidas en un rincón de la memoria.

Un día te paras un momento y piensas. Recuerdas unas manos, una sonrisa, un ahogo, agua, sudor, vaho...¿qué ha sido de V? que ha sido de tantos otros. De repente un día desaparecen. Sin despedidas, sin reproches.
Esperando en un rincón de la memoria.
Puedes preguntarte por qué.
Por qué dejaste a unos.
Por qué otros no regresaron.
Por qué les dijiste que tenías que repetirlo si sabías que ya te habías cansado.
Agotado.
Agotada.
Olvidados.
Olvidada.